fbpx
6 consejos para elegir el vino según la ocasión

Elegir una botella o pedir vino en un restaurante parece que debería ser un proceso sencillo, pero a menudo no lo es. Más allá de la pregunta básica entre el color rojo o blanco, tienes que elegir el tipo de uva, el nivel de calidad y la región del vino. Cuando elijas el vino, también tendrás que tomar en cuenta lo que podés pagar.

  1. Decide entre el vino tinto y blanco. Escogé el vino tinto para una comida rica y llena, como una cena de bife y papas. Eligí un vino blanco para una comida más ligera, como un almuerzo de ensalada o una cena de pescado.

  2. Establecé un precio para el vino. Evitá los vinos muy baratos. Tené en cuenta que una buena botella de vino no tiene por qué ser cara. En algunos casos, una botella barata de vino pueden tener mejor sabor que una botella que cuesta 5 veces más.

  3. Elige vino basado en el varietal. Escoger el varietal es donde vos podés tener problemas al elegir el vino. Aunque sólo pocas uvas producen vino, podés obtener una gama de sabores de un solo varietal. Por ejemplo, una botella de Merlot es usualmente atrevida y afrutada. Sin embargo, Merlot envejecido con roble puede tener un sabor ahumado.

Leé la etiqueta en la botella de vino si quiere elegir el vino en una tienda o mirar la descripción en un menú para determinar si esa variedad es algo que le gusta.

Pregúntale al camarero si te puede dar una muestra, si vas a tomar vino tinto o de otra variedad en un restaurante.

  1. Tené en cuenta la época de cuando elijas el vino. Los vinos tintos usualmente necesitan madurar por un par de años para desarrollar el mejor sabor. Vos podés conseguir una botella de vino tinto y almacenarla durante un año o dos para un sabor mejor.

Algunos vinos, como el Pinot Grigio, saben mejor cuando son relativamente jóvenes. Algunos alcanzan el mejor sabor en el primer o segundo año.

  1. Mirá a lo que va a servir con el vino. Algunos vinos, como el Malbec, van bien con comidas informales, como pizza o asado.

Vinos dulces, como el Riesling, combinan bien con comidas picantes, mientras que vinos leñosos, tales como el Chardonnay, van bien con alimentos cremosos o con alimentos que tienen varias hierbas y condimentos.

  1. Pedí ayuda cuando elijas el vino, si todavía te sentís completamente confundido. El camarero en un restaurante debe ser capaz de ofrecer sugerencias para ayudarte a elegir el vino que complementará tu comida.

Algunos restaurantes más elegantes pueden tener sumilleres para ayudar a los clientes elegir vino tinto.

Dependiendo de donde vos vivas, el personal de la tienda de vinos locales pueden ser muy versado en el vino. Ellos pueden ser capaces de hacer recomendaciones basadas en tu gama de precios y en base a lo que tú planeas parear con el vino.

Fuente: http://es.wikihow.com

COMMENTS (3)

Dejanos tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

X