fbpx
Cada vino tiene su ocasión

Hay muchos factores a tomar en cuenta, más allá del tema económico. Puede que sea para una cena especial, en un ambiente elegante o casual, al aire libre o en la playa, los alimentos que lo acompañarán, entre otros, como el paladar, si será un vino dulce o amargo, los europeos o los americanos. En fin, miles de opciones para probar y conocer. Vale la pena arriesgarse de vez en cuando y no quedarse encasillado en una sola opción siempre.

Los vinos espumosos, por ejemplo, el proceso y la cava (italiano y español, respectivamente), así como la champaña, son excelentes para acompañar aperitivos a base de mariscos. También van muy bien con croquetas, empanadas, aceitunas y frutas frescas. Este tipo de vino es ideal para hacer un brindis en una ocasión especial. Se recomiendan servirlos fríos y manteniendo la botella siempre sobre hielo.

Los vinos blancos generalmente han sido reservados para los pescados, los mariscos y el pollo. Pero también son excelentes para acompañar pasta, arroces, ceviches y vegetales. Lo importante es tener en cuenta las propiedades de cada vino. Por ejemplo, un chardonnay de California que ha envejecido en un barril de roble, y tiene sabor a frutas tropicales y aroma a vainilla, complementaría muy bien el sabor suave de un queso como el Brie o una carne de cangrejo.

La dulzura de un vino torrontés de Uruguay combina muy bien con carne de cerdo y comida picante, mientras que el toque mineral de un sauvignon blanc de Nueva Zelandia puede balancear la acidez del ceviche. Al igual que los vinos espumosos, es importante servirlos fríos y mantenerlos sobre hielo, recomendaron desde el portal AARP en español.

Sobre los vinos rojos, lo más importante a la hora de escoger el adecuado será conocer la diferencia entre los livianos y aquellos con más “cuerpo”. Por ejemplo, el pinot noir es un vino rojo con una textura más liviana que la de un merlot. Esto lo hace ideal para acompañar pollo, salmón, pastas y vegetales a la parrilla. Los vinos con más cuerpo como el cabernet sauvignon van muy bien con jamón, churrasco y cordero. Dos vinos excelentes que podrías combinar con un sinnúmero de comidas y quesos son el carmenère y el malbec, ambos producidos en Chile y Argentina.

El vino rosado es excelente para acompañar comidas al aire libre, generalmente durante las épocas más calientes del año. Va muy bien con pastas, ensaladas, carnes, empanadas, tacos y pescado. Siempre lo debes de servir frio.

En caso de usar alguno para después de la cena, que se sirven con el postre, se puede usar el jerez español, el eiswine (vino de hielo) de Alemania  y el vin santo de Italia, entre otros. Estos vinos son más viscosos que los vinos regulares y se sirven en pequeñas cantidades. Aunque complementan muy bien los postres también son excelentes por sí solos. La dulzura del jerez, por ejemplo, también es un buen complemento al salado del jamón y las aceitunas.

Dejanos tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

X