fbpx
La primavera y el vino blanco

Con la llegada de la primavera, florecen las actividades alrededor del vino y sus interminables brindis. aumentan las ganas de salir, sentarse en una terraza a disfrutar con amigos de una agradable tarde de finde de sol.

Al igual que la comida, las bebidas cambian y se adaptan a cada estación. Desde hace ya algunos años los cócteles a base de vino están marcando el ritmo de la temporada primavera-verano, convirtiéndose en un hit entre los consumidores.

Y qué mejor bebida que un buen vino para que nuestra sensación de bienestar sea mucho mejor? Al fin y al cabo, el vino está para cumplir esta función y lograr que los momentos compartidos sean los que mejores recuerdos nos dejen.

Con la primavera comienzan a consumirse vinos más ligeros, frescos y afrutados. Se trata de un buen momento para decidirse por un buen vino rosado, una opción menos potente que el tinto, que en época de calor puede resultar una mejor alternativa para acompañar comidas más ligeras típicas de la estación.

Los vinos blancos jóvenes son una buena opción. Nos referimos a aquellos que llaman vinos blancos del año y que en la etiqueta de la botella se puede identificar mirando el año, que normalmente será el año anterior que el actual como muy viejo. Estosvinos son consumidos entonces, en su primer año. No pasan por barrica y por eso se pueden apreciar más los aromas y sabores que buscamos. Para potenciar éstos, se recomienda servirse este tipo de vinos entre 7º y 11º de temperatura.

Dejanos tu comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

X